jueves, 21 de mayo de 2009

QUÉ CULPA TIENE EL TOMATE

El tomate el pimiento y la patata, junto a otras plantas más distantes de la cocina, como el tabaco y la fasolina (Phaseolus vulgaris) todos sabemos que fueron importadas de América por los españoles, y desde entonces la distribución por Europa, y otras partes del mundo, es un hecho evidente. Los nombres vulgares de todas ellas están en consonancia con dicho origen. Así el tomate, su nombre deriva de tomatl, nombre de esta planta en la lengua mejicana náhvatl, crecía en estado silvestre desde Perú hasta México, apareció en Europa en 1.550 como planta ornamental, pues se le juzgaba venenoso, hasta finales del siglo XIX el tomate era todavía una hortaliza casi exclusivamente meridional.


El tomate, el pimiento, la patata y el tabaco pertenecen a una gran familia de plantas herbáceas o arbustivas formada por unas 1.700 especies la familia de las Solanáceas: Algunas especies de esta familia constituyen el grupo de plantas más tenebrosas de la historia de Europa. El beleño, la belladona, la mandrágora y el estramonio, (origen de la atropina, escopolamina, hiosciamina y otros alcaloides) hicieron volar a las brujas y juntarse con el demonio para acabar finalmente en la hoguera.
Los descendientes de los conquistadores extremeños de apellidos ilustres, Pizarro, Orellana, Cortés, Alvarado, Hernando, Vasco Núñez de Balboa....etc. son en la actualidad grandes productores de tomate en la vega del Guadiana, con una importante industria conservera, en manos de las multinacionales de la alimentación, lo corriente en estos tiempos de globalización.


Hace unas semanas la familia de Ruiz- Mateos se ha implicado en el negocio tomatero extremeño, comprando a la multinacional Kraft Foods la empresa Carcesa (Carnes y Conservas Españolas), que elabora tomates entre otros productos, en sus fábricas extremeñas. El propio Don José María en persona, dueño de Nueva Rumasa, (autor tan celebrado del “que te pego leche”) visitó a Guillermo Fernández Vara, sucesor de Ibarra al frente de la junta, oficializando la devolución de una histórica firma a su territorio original. Nueva Rumasa espera llegar a producir cien millones de kilos de tomates.
Hasta ahora la empresa Carcesa tenía su sede social en Montornès del Vallès municipio situado en la comarca del Vallès oriental, provincia de Barcelona.
Al parecer la nueva sede social estará situada en Mérida, zona de desarrollo creciente. Fernández Vara aprovecha este ejemplo para criticar que la publicación de las balanzas fiscales que reclama Cataluña “podían ofrecer ilusiones o alucinaciones, pero no transparencia”.


El actual presidente de la junta anuncia que Extremadura encargará la elaboración de su propia balanza fiscal, pero de ninguna manera se hará pública, pues la publicación de las balanzas fiscales la considera una inmoralidad. Según él, los métodos de cálculo son contradictorios y irreconciliables: “contienen visiones subjetivas que carecen absolutamente de rigor, y que deben ser despreciados cuando de lo que se habla es de la vida cotidiana de la gente, de los servicios a los ciudadanos”
Además, sigue, hay que considerar “aspectos como dónde tributan las empresas, la aportación de capital humano de unas regiones a otras, la producción energética o la contribución al medio ambiente, para no obtener una fotografía borrosa y desenfocada de España”. Por lo que parece apuntar Fernández Vara, y no digo que no pueda tener cierta razón, ¡aquí sí, hay tomate!


En Extremadura hay dos centrales nucleares a pleno rendimiento, Almaraz y Valdecaballeros, la producción de ambas en gran parte sale de la región para ser consumida en el resto de España, del tema del agua, otro bien estrictamente autonómico más vale no hablar, y ahora parece apuntarse el tema del medio ambiente, o sea una comunidad con grandes extensiones de encinas, donde la regeneración del aire se produce de manera natural debería cobrar un impuesto a otra comunidad por respirar un bien natural “importado” de la primera.
Y, a todo esto ¿Qué culpa tiene el tomate?
Se trata de una canción popular que nació durante la guerra civil española, y que también se cantaba en la revolución cubana y otros intentos revolucionarios de izquierda, afortunadamente estas cosas ya quedan muy lejos en nuestro país.



Qué culpa tiene el tomate

La hierba de los caminos
La pisan los caminantes (bis)
Y a la mujer del obrero
La pisan cuatro tunantes
De esos que tienen dinero (bis)
Qué culpa tiene el tomate
Que está tranquilo en la mata (bis)
Y llega un hijo de puta
Y lo mete en una lata
Y lo manda pa Caracas (bis)
Los señores de la mina
Han comprado una romana (bis)
Para pesar el dinero
Que toditas las semanas
Le roben al pobre obrero. (bis)
Cuando querrá Dios del cielo
Que la tortilla se vuelva (bis)
Que la tortilla se vuelva,
Que los pobres coman pan
Y los ricos mierda, mierda. (bis)

2 comentarios: