domingo, 8 de marzo de 2009

Der amor y de la amistad

Del amor y de la amistad.

El amor puede considerarse como un conjunto de comportamientos y actitudes que se manifiestan en seres capaces de desarrollar emotividad. No es privativo del genero humano, sino que incluye a todos aquellos seres vivos que puedan desarrollar nexos emocionales con otros. Habitualmente se asocia el término con el amor romántico, atracción basada en el sexo, hacia una persona, con la que se aspira a alcanzar la unión física y afectiva. Sin embargo el término se aplica también a otras relaciones diferentes, amor platónico, familiar, filial, al prójimo, al país, a tus semejantes, hacia Dios, la humanidad, la naturaleza, el arte o la belleza..........etc. Suele asociarse con la empatía, generalmente significa un gran afecto por algo que ocasiona felicidad o placer al que ama.


La amistad es el “afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato” persona o colectividad con quien se tiene confianza, trato y armonía, surge pues una relación sólida, profunda desinteresada y reciproca con otra u otras personas, cuando se establece una relación de amistad. La amistad unilateral no existe, debe haber una confluencia de las voluntades para establecer y mantener un vínculo de afecto recíproco y confianza mutua. Continua actualización, recreación y redefinición, es desinteresada, es incompatible con el interés, egoístamente entendido, no busca el beneficio propio sino el enriquecimiento común. Es una relación sin sometimientos.


La empatía es la capacidad cognitiva de sentir en un contexto común lo que un individuo diferente puede percibir, describe la capacidad intelectiva de una persona de vivenciar la manera en que siente otra persona y de compartir sus sentimientos, lo cual puede llevar a una mejor comprensión de su comportamiento o de su forma de tomar decisiones. Es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar, y responder correctamente a sus reacciones emocionales.


Montilla le dice a Zapatero: ¡José Luis te queremos mucho, pero aún queremos más a Cataluña y a sus ciudadanos! Son las cosas del querer. Hay que entender que este amor es un amor político sin ningún componente personal. Sin embargo ZP es una persona con una capacidad innata de empatía, una inteligencia interpersonal asombrosa, según la teoría de las inteligencias múltiples de H. Garner. Sin embargo, parece que la capacidad de mostrar empatía de ZP no es homogénea, en el sentido de que posee un alto desequilibrio, dirigiendo la misma hacia determinadas causas consideradas progresistas bajo su particular punto de vista, entendiendo las necesidades, sentimientos y problemas de los nacionalistas periféricos, los derechos de los homosexuales, la igualdad de géneros, las personas afectadas por el tema de la memoria histórica, la alianza de civilizaciones y otras de menor calado. ZP pasa, no obstante, de los problemas cotidianos del ciudadano medio, sanitarios, económicos, de discriminación lingüística en algunos espacios del territorio común etc.


En su entorno más cercano Zapatero es querido, no sólo políticamente, es admirado, reverenciado y encumbrado a lo más alto del pedestal personal, sólo hay que observar y escuchar a las personas que le rodean, Maria Fernández, Leire Pajín, Bibiana, Chacón, Blanco, Zerolo etc. Hay quién habla abiertamente de la lucha de afectos, que se produce en dicho entorno, una antigua canción de Mocedades puede venir a cuento:

Ay, amor de hombre
que estás haciéndome llorar una vez más
sombra lunar, que me hiela la piel al pasar
que se enreda en mis dedos
me abrasa en su brisa
me llena de miedo


Un amor secreto, por supuesto de índole política, parece que existe entre Corbacho y Pujol, a principios del verano en un discreto reservado de un elegante y acreditado restaurante del Raval almorzaron juntos. Ambos intentaron pasar desapercibidos pero no les fue posible.

Son las cosas de la vida,
son las cosas del querer,
no tienen fin ni principio,
ni tienen cómo ni por qué.
Tú eres alto y yo bajita,
tú eres rubio y yo tostá,
tu de Sevilla la llana
y yo de Puerto Real.
Que no tiene na que ver
ni el color, ni la estatura
con las cosas del querer.


Un caso curioso es el de Isabel Ramos, una zagala de mi pueblo, que estando la cuadra oscura los amores que iban para ella, se los llevo la mula.
Son las cosas del querer.


De la amistad:
“Estamos muy solos ; fuera de Catalunya tenemos pocos aliados” (Montilla)
“Como dice Montilla y como también afirmo yo, Catalunya tiene pocos amigos en el resto del Estado” (Pujol)
Ante estas afirmaciones, tan rotundas de nuestro amados dirigentes, los patriotas cutribarrados nos preguntamos tristes ¿ Qué hemos hecho mal para recibir tan ingrato pago? Somos generoso, abierto y amistosos, somos desinteresados, no buscamos el beneficio propio sino el del resto del Estado, amamos a los extremeños, madrileños y murcianos y en general a todos los españoles, no cultivamos ni apoyamos a Ibarreche ni a sus amistades peligrosas, detestamos los comportamientos políticos, que día a día, actúan como la carcoma destruyendo la convivencia entre españoles, apoyamos la lengua común del Estado como a nuestra lengua vernácula y la unidad de España como lo pueda hacer cualquier andaluz . ¿ Que hemos hecho mal?. ¿Qué hemos hecho mal?


1 comentario: